China: un escenario sombrío, pero sólidos fundamentales

Edward Glossop, Emerging Market Economist, aRI
Nicholas Yeo, Director and Head of Equities, Asian Equities

Este año (o el anterior) no han faltado noticias relacionadas con China. En lo que respecta a los mercados financieros chinos, la historia más importante que se está produciendo ahora es la batalla entre el entorno macroeconómico y los fundamentales subyacentes de las empresas individuales.

En este momento, el telón de fondo macroeconómico negativo parece estar eclipsando los fundamentales. Pero nos preguntamos si, y cuándo, podría caer el telón y poner los fundamentales de las empresas  de nuevo en el punto de mira.

Dificultades macroeconómicas y sombrías perspectivas de crecimiento

Los mercados de renta variable chinos han tenido un comienzo de año difícil y el ambiente macroeconómico en China ha sido bastante sombrío. El objetivo de crecimiento del PIB para 2022, en torno al 5,5%, parece cada vez más ambicioso.

Nuestro Research Institute cree que es poco probable que lo alcancen. Hemos publicado una previsión del PIB para 2022 por debajo del consenso, lo que parece confirmar el difícil comienzo del año. Aunque prevemos que China tendrá un año mejor que 2021, sigue habiendo algunos vientos en contra en el horizonte:

  1. Política Covid cero

Los estrictos cierres en Shanghái han hecho que se pierdan las esperanzas de que se pueda mantener una aplicación más selectiva y ligera de la política de "Covid cero". Dada la elevada transmisibilidad de Omicron y la reafirmación por parte de las autoridades chinas de su estrategia de Covid, es difícil descartar que se produzcan nuevos trastornos en la economía a medida que avance el año.

  1. Presiones regulatorias

El año pasado se caracterizó por los graves trastornos regulatorios en China. Y este proceso todavía está en marcha, especialmente en el sector inmobiliario. Sin embargo, por el lado positivo, no creemos que el impacto de las medidas regulatorias sea tan duro en 2022 como lo fue en 2021.

El sector inmobiliario en general, uno de los más afectados por el cambio del marco normativo, representa aproximadamente el 30% del PIB nacional de China. Por tanto, este sector es sin duda importante para las perspectivas de crecimiento. Por tanto, la pregunta que cabe hacerse es: ¿podrá China situar el sector inmobiliario en un terreno más firme?

Todavía hay cifras alarmantes que considerar. Por ejemplo, el valor de los edificios vendidos descendió un 26% interanual en marzo, y las nuevas construcciones han bajado un 22%(1). Sin embargo, las tasas de crecimiento interanual pueden inducir a error, además de resultar esclarecedoras. La consideración de los niveles de actividad en relación con sus normas estacionales muestra una mejora de las ventas desde octubre y apunta a una tímida estabilización de la nueva construcción.

Además, aunque un estímulo "a lo grande" es incompatible con la reducción del riesgo inmobiliario, hemos visto un goteo de medidas políticas más pequeñas. Esto podría sugerir que lo peor ya ha pasado.

Los mercados también han tenido que digerir:

  1. La retirada de cotización de algunas compañías

Aunque no es tan importante como los dos factores macroeconómicos mencionados anteriormente, este año la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC) incluyó cinco ADR chinos(2) en una lista de empresas que podría retirar de la bolsa de EE.UU.. Esto contribuyó a importantes ventas en marzo. Nos sorprende que esto haya provocado una reacción tan fuerte del mercado, ya que las presiones de exclusión de cotización no son nuevas.

Los ADR ya se habían preparado cotizando en Hong Kong, en términos de cotización secundaria. Y a nivel gubernamental, China sigue hablando con EE.UU. sobre el acceso a algunos de los documentos de auditoría de las empresas en cuestión, por lo que podrían evitar la exclusión. Por lo tanto, esta situación podría haber amplificado otros nervios en los mercados.

  1. La guerra en Ucrania y la relación de China con Occidente

En febrero, antes de que Rusia invadiera Ucrania, China y Rusia anunciaron una asociación "sin límites". Esto supone una tensión adicional en las relaciones de China con Occidente, poniendo en duda los intentos de China de posicionarse como neutral.

En última instancia, no sería una buena opción económica ponerse del lado de Rusia. El comercio entre Estados Unidos y la UE y China es 20 veces mayor que el comercio entre China y Rusia. Toda la economía rusa tiene el mismo tamaño que la economía de la provincia china de Guangdong. Además, China está tratando de convertirse en la mayor economía del mundo, lo que creemos que podría ocurrir alrededor de 2033, razón de más para que China no ponga todos sus huevos en la cesta de Rusia.

Siguen existiendo oportunidades a largo plazo

Seguimos siendo optimistas sobre la renta variable china como opción de inversión a largo plazo. Las turbulencias de los mercados de renta variable chinos en lo que va de año parecen haberse producido por el sentimiento, no por los fundamentales. 

En noviembre de 2021 y marzo de este año, los cierres derivados del Covid provocaron ventas en el sector de consumo discrecional, por ejemplo, mientras que los abruptos cambios regulatorios impactaron en los títulos del sector sanitario  tiempo después el año pasado. 

Las empresas de calidad no sólo tienen más probabilidades de resistir las turbulencias del mercado, sino que también están relativamente baratas. El mercado de renta variable chino está muy por debajo de su media histórica. Además, las expectativas de crecimiento de los beneficios en 2022 siguen siendo muy interesantes, del 14%.

Dentro de la renta variable china, creemos que hay cinco temas de inversión que pueden estar bien posicionados para un mayor crecimiento:

  1. Aspiración

Esperamos que el mercado de consumo chino crezca un 400% hasta alcanzar los 30 billones de dólares en 2050 (gráfico 1). Esto podría crear una enorme demanda de servicios de primera calidad y bienes de gama alta, tanto extranjeros como nacionales.


Expanding premium consumer class

 

  1. Economía digital

China necesita importar semiconductores de gama alta por valor de unos 280.000 millones de dólares para satisfacer la demanda. Por ello, está invirtiendo mucho dinero para ponerse al día en la producción local. De aquí que pensemos que  la deslocalización de la fabricación de semiconductores representa una oportunidad interesante.

También hay oportunidades en el ámbito del software. Muchos sectores se están digitalizando, lo que es importante para el objetivo de innovación de China. Las empresas que proporcionan estos servicios digitalizados también podrían representar inversiones potencialmente beneficiosas.

  1. Economía verde

China se ha fijado el ambicioso objetivo de la neutralidad del carbono para 2060. Ya hemos comentado en otras ocasiones las oportunidades que surgen de esta transición, pero vale la pena repetirlo. En la actualidad, China depende en gran medida de las importaciones de petróleo y gas del extranjero. Ser verde puede ayudar a China a liberarse de la carga de estas importaciones y a ser independiente energéticamente. Por lo tanto, existen innumerables oportunidades potenciales de inversión en torno a las energías limpias.

  1. Health

China está envejeciendo. La edad media es de unos 37 años. Probablemente subirá a 47 años en 2045. Pero la población no sólo está envejeciendo, sino que se está haciendo más rica.  La combinación de estos dos factores sugiere que la demanda de servicios sanitarios podría aumentar exponencialmente con el tiempo, por lo que se puede hablar de una posible oportunidad a largo plazo.

  1. Riqueza

Como se ha mencionado, la población china es cada vez más rica. Es posible que muchas más personas quieran proteger su patrimonio para las generaciones futuras. Por lo tanto, puede haber sólidas oportunidades de inversión entre los bancos privados, por ejemplo.

A medida que avance el año 2022, estamos seguros de que China seguirá siendo noticia. Pero a pesar de las recientes turbulencias del mercado de renta variable, creemos que existen oportunidades temáticas a largo plazo basadas en los fundamentales que los inversores no deberían pasar por alto.

 

[1] Bloomberg, abril 2022

[2] Un ADR, o American depositary receipt, es un certificado negociable emitido por un banco depositario estadounidense que representa un número determinado de acciones de una empresa extranjera. Los ADR cotizan en los mercados de valores estadounidenses. Ofrecen a los inversores estadounidenses una forma de comprar acciones de empresas extranjeras que de otro modo no estarían disponibles.

 

RISK WARNING

The value of investments, and the income from them, can go down as well as up and you may get back less than the amount invested.